Cementerio Municipal de El Suco – Ceares – Gijón

Dirección
Camino el Cementerio, 33209 – Gijón
Empresa gestora
Cementerios de Gijón, S.A.
985 340 081
Propiedad del cementerio
Ayuntamiento de Gijón
gijon.es
E-mail
info.cegisa@gijon.es

Horario:
Visitas cementerio:
Lunes a Domingo: 9:00-19:00h
Atención al público en el cementerio:
Lunes a Domingo: 9:00-18:00h
Gestiones en:
Cementerios de Gijón, S.A.
C/Instituto, 27 – Bajo
Lunes a Viernes: 9:00-14:00h. y 16:00-18:00h.

Cementerio municipal de El Suco (Ceares) – Gijón
Además de los cementerios parroquiales, en Gijón existen en la actualidad ocho cementerios municipales, de los cuales por dimensiones y capacidad los más importantes son los de Ceares y Deva.

El Cementerio de Ceares, inaugurado en 1876 y en aquel momento situado en las afueras de la ciudad, con el transcurso del tiempo ha quedado ubicado en pleno núcleo urbano habiendo experimentado en los últimos años una serie de acciones de mejora, tanto en la zona exterior como en el interior del recinto. Por ejemplo, una plantación de árboles para reducir el impacto visual desde el casco urbano.

Se calcula que el número de personas inhumadas en este cementerio supera las 150.000 a lo largo de los 138 años de funcionamiento. Cuenta aproximadamente con 33.000 unidades de enterramiento construidas, de las que unas 200 son panteones y sepulturas, muchos de los cuales conforman construcciones muy singulares desde un punto de vista arquitectónico y ornamental. Por este hecho, además de los cementerios situados en los distintos barrios, Ceares ha sido el cementerio referente del siglo XX en Gijón, época de gran expansión en la que la población pasó de 47.000 a 267.000 habitantes.
——————————————-
CEMENTERIO DE CEARES EL SUCU / Crta Ceares km 0; (camino del cementerio)Gijón (Asturias) / Telf 985 381 340
Interesante es el nombre de El Sucu. Sucu en asturiano significa una arruga en el terreno (un montículo de tierra) lo que nos hace imaginar un túmulo funerario. Ello nos lleva a pensar en los ritos funerarios prehistóricos de la región.
Horario: Lunes a viernes: 9:00-14:00 y de 16:00-18:00
HISTORIA
Antiguamente los habitantes de Gijón eran enterrados en el cementerio de La Visitación (o de la Atalaya y de Las Cruces). Estaba situado junto a la iglesia de San Pedro y en él fueron inhumados miembros de las clases altas de Gijón, como los Alvargonzález, los Kelli…La inscripción de la puerta principal, según el Libro de Actas Municipales correspondientes al 4 de agosto de 1854 era: “Hijo, sobre el muerto derrama lágrimas. Y no desprecies su sepultura”. Durante la reforma que se hizo en la iglesia de San Pedro durante el siglo XIX, los restos humanos fueron trasladados a la “capilla de ánimas” que estaba adosada al edificio. Jovellanos estuvo enterrado en esta “capilla de ánimas” hasta que la iglesia se destruyó durante la guerra. Una vez construido el cementerio del El Sucu, este cementerio fue clausurado en el año 1893.
Es el cementerio oficial de Gijón. Fue construido en 1876 en la cara oeste de Los Pericones por iniciativa de Gaspar Melchor de Jovellanos. Debido a que está construido en un terreno muy desnivelado, el diseño del cementerio está diseñado con forma de terrazas y provisto de escalinatas adornadas con guirnaldas de flores. La capilla está inspirada en el diseño medieval y forman parte de ella distintas fuentes arquitectónicas, también medievales. Debido al incremento de la población, hubo que hacer ampliaciones en los años posteriores. En el año 1894 se construyó la capilla con planos de Mariano Merarde. El cementerio civil, que era la zona donde se enterraban a los masones, protestantes, republicanos, liberales, suicidas, amancebados, ajusticiados y menores sin bautizar, estaba separado del cementerio religioso por un muro, que mucho más adelante se derribó. El arquitecto encargado de su construcción fue D. Miguel García de la Cruz. La zona norte de la necrópolis es la más antigua y está formada por distintos monumentos funerarios de diferentes estilos. En la actualidad, este recinto está rodeado por un muro perimetral de aproximadamente 3 metros de altura y posee cuatro entradas y está encastrado en el Parque de los Pericones, tras su ampliación en el año 2007.
La zona del cementerio civil también es muy interesante por contener notables muestras de arte funerario.
Además en la zona del Muro del Sucu, muro donde se realizaban los fusilamientos, existen dos placas conmemorativas, una que los masones astures “Amigos de la naturaleza y humanidad” han querido colocar para recordar a los caídos durante la Guerra Civil española, y la otra colocada por la logia “Rosario Acuña”, el 20 de Enero de 2007, en memoria de los masones y la ciudadanía de Gijón asesinada por su compromiso con la Democracia.
PERSONAJES ILUSTRES
En este cementerio está enterrado Alberto de Lera, notable masón asturiano que fue el Gran Maestro de la Gran Logia Simbólica Regional del Noroeste. A su muerte entraron por la fuerza en su vivienda para arrancar el féretro con sus restos, a la familia. Su lápida está exenta de cualquier vestigio que pudiera ofender a la iglesia católica. También está enterrado en este camposanto Marcelino González, que a pesar de ser del dominio público sus pensamientos republicanos, liberales y masónicos, se hizo construir un bello panteón, situado en la parte católica del cementerio, eso sí, sin ningún símbolo masónico tampoco. Igual que Rosario de Acuña, que en su testamento pidió que la inhumaran y señalasen su tumba con una lápida blanca. A su lado se observa la tumba de Enrique Villar Valdés, la única tumba de Asturias que sí ostenta símbolos masónicos.